Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, intereses y nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies.Términos y condiciones

Aceptar

Haz eliminado tu cuenta con éxito, recuerda que puedes volver a registrarte en cualqueir momento.

X

Consejos indispensables para que tu bronceado sea perfecto y tu piel no se dañe con la exposición al sol

Desde hace algunos años, existe el mito de que el bronceado es dañino para la salud; sin embargo, esto es falso. Tomar el sol es necesario para que nuestro cuerpo produzca algunas sustancias.Aunque es cierto que hay que tomar medidas para prevenir lesiones en la piel, es posible tener un bronceado saludable.

¿Cómo es un bronceado saludable?

Nuestra piel, además de la sensitiva, cumple varias funciones: protegernos, regular la temperatura, absorber y desechar sustancias, etc. Por eso, este delicado órgano, necesita de cuidados para mantenerse en óptimas condiciones. Así que, al tomar el sol ninguna de sus funciones debe verse afectada. Para poder hablar de un bronceado saludable, la piel no debe perder hidratación, lesionarse, ni exponerse a niveles dañinos de radiación solar.La ventaja es que, además, al tomar estas medidas conseguimos un color más uniforme y duradero, sin mencionar el aspecto radiante que tendrá nuestra piel.

¿Bloqueador o bronceador?

Esta es probablemente la duda más recurrente a la hora de decidir broncearnos.Sin embargo, la respuesta es muy sencilla: ambos son necesarios. Recordemos que la luz del sol está formada por varias ondas electromagnéticas y la exposición prolongada a algunas puede dañarnos. Por ello, es necesario usar un bloqueador de factor de protección solar (FPS) bajo. De este modo, amortiguamos el paso de las ondas que son dañinas, previniendo irritación en nuestra piel. Mientras que el bronceador nos ayuda a conseguir un resultado uniforme y más rápido.

¿Qué debes prevenir antes del bronceado?

Es importante tomar en cuenta que los cuidados necesarios para broncearnos empiezan antes de exponernos al sol.En algunas ocasiones, factores ajenos al sol pueden causarnos irritación y esto nos afecta al momento del bronceado. Por ello, te recomendamos poner atención al grado de sensibilidad o irritabilidad de tu piel antes de broncearte. Del mismo modo, es importante que te asegures de no estar tomando medicamentos u otras sustancias que te vuelvan sensible. Además, debes asegurarte de estar bien hidratada en todo momento.

Medidas durante el bronceado

La hora del día que elijas para broncearte, también es un factor de vital importancia. En las horas más “altas” del sol, es más probable que tu piel se dañe si te expones. Aun si la luz no parece intensa, los rayos a los que tenemos menos resistencia siguen siendo un peligro potencial. Por eso, te recomendamos broncearte por la tarde, después de las 3 o 4 pm, cuando el riesgo es mínimo.

También es importante que recuerdes llevar protección extra para el rostro, sobre todo para los ojos. Poner atención a las reacciones que puedan presentarse y resguardarte en la sombra si hay señales de irritación o ardor. Debido a ello, te recomendamos programar varias sesiones de bronceado; además de que el color final será más firme, tu piel se expone menos al daño si te bronceas paulatinamente en vez de en una sola sesión.

Cuidados posteriores al bronceado

Al terminar de broncearte es importante tomar un baño, de preferencia sólo con agua, para prevenir una irritación posterior. Utiliza también un gel o crema especial para después del bronceado. Evita sustancias irritantes en tu rutina de piel habitual y continúa con la hidratación y el uso de protector solar siempre.

Recuerda que la piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y para mantenerla hermosa debemos cuidarla. Con estas medidas, no sólo conseguirás el bronceado perfecto, sino una piel saludable, aplícalas y disfruta del sol sin preocuparte.

CARGANDO...