Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, intereses y nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies.Términos y condiciones

Aceptar

Haz eliminado tu cuenta con éxito, recuerda que puedes volver a registrarte en cualqueir momento.

X

Soñar con tener un spa en casa es posible, convertir el baño en uno de estos es cuestión de creatividad e ingenio. Los aromas, el color y la decoración son la clave.

El baño es más que un lugar dedicado solo a la limpieza, es un espacio que podemos convertir para consentirnos y relajarnos. Hacer del baño un spa puede sonar difícil, pero con las ideas precisas y dedicación podemos hacerlo realidad. ¡Manos a la obra!

El baño un spa en potencia

Entre las ocupaciones diarias y la familia, a veces necesitamos un respiro de aromas y sensaciones armoniosas. Hacer del baño un spa es tener un regalo en casa, para hacerlo no requerimos de grandes inversiones equipos y utensilios. Identificar lo básico y saberlo distribuir de acuerdo a nuestras necesidades es lo principal. Aquí algunos tips básicos para comenzar:

  • Utiliza un color que permita la relajación de tus sentidos como el verde y el azul en tonos claros. También es muy importante tener buena iluminación del baño ojalá natural, u optar por lámparas tipo luz día. Esta combinación de color y luz nos ayudara a entrar en la onda de la relajación.
  • Equipa tu baño con aceites de lavanda, eucalipto y naranja para usarlos en masajes o también en aromaterapia. Sus propiedades relajantes, antiinflamatorias y descongestionantes nos brindaran un estado de descanso total. Su aroma perdura fácilmente en los espacios y su precio es asequible.
  • Decora el espacio con accesorios simples pero que den un toque cálido al lugar. Materiales como la madera, el cristal y las figuras talladas en roca son ideales, usar pocos adornos es mejor.
  • Consigue jabones de elaboración artesanal a base de frutas o plantas. Al contener menos perfumes y conservantes proveen mayor suavidad a la piel y aumentan la sensación de relajación.
  • Coloca velas de aromas suaves para dar intensidad a la relajación y mantener una temperatura cálida durante el baño. Aromas como la vainilla y las rosas se mezclan bien con los aceites.
  • Ubica un poco de sal marina cerca a la ducha, frotarse con ella permite absorber en la piel sus minerales. También ayudan a exfoliar suavemente la piel otorgando luminosidad y suavidad, evitar el uso en el rostro.
  • Mantén cepillos o esponjas para la limpieza del cuerpo, si son de fibra vegetal mucho mejor. En algunas áreas del cuerpo la dermis se endurece con mayor facilidad. Zonas como las rodillas, los codos y las plantas de los pies requieren una fricción mayor para renovar la piel. Hacerlo con cuidado para no irritar dichas áreas.
  • Usar una crema corporal para hidratar toda a piel después del baño, esto mejora la elasticidad de la piel. Elige una que no deje sensación grasosa ni perfume para que la pueda usar toda la familia.
  • Por último si es de tu gusto pon música, la que prefieras para activar o relajar tu mente y distraerte un rato. A la hora del baño una buena melodía nos puede sacar de la rutina y activarnos física y anímicamente.

El baño está esperándote para ser transformado en un confortable y amigable spa ¿qué esperas?

CARGANDO...