Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, intereses y nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies.Términos y condiciones

Aceptar

Haz eliminado tu cuenta con éxito, recuerda que puedes volver a registrarte en cualqueir momento.

X

Las relaciones humanas se basan en la comunicación y la confianza. Por ello, el entorno familiar suele ser el ambiente ideal para aprender a interactuar socialmente.

Uno de los mejores regalos que podemos tener en la vida son los hermanos. Las relaciones humanas se basan en la comunicación y la confianza. Por ello, el entorno familiar suele ser el ambiente ideal para aprender a interactuar socialmente.

Es cierto que muchas veces los padres enfrentan el reto de lograr una armonía entre los hijos. Pero, si prestas atención a algunos consejos clave, este proceso será mucho más sencillo e incluso divertido. Conoce cómo ayudar a tus pequeños a expresar su individualidad, realizarse plenamente y respetar y querer al otro. Con estos tips vas a afianzar la relación entre los hermanos y los ayudarás a convertirse en mejores amigos

Dos pequeñas hermanas jugando como estímulo para el desarrollo cognitivo

¿Cómo fomentar el vínculo afectivo entre los hermanos?

Papá y mamá contribuyen a sentar las bases para que la maravillosa relación de hermanos se convierta en una amistad que dure para toda la vida. La complicidad entre ambos para que la dinámica de la crianza sea efectiva es fundamental y ayuda a que tus hijos se sientan seguros y queridos. Esa relación de amistad que ven entre ustedes también les servirá de modelo.

Dedica tiempo a cada hijo:

Una de las cosas que más valoran los hijos es el poder pasar tiempo con  sus padres. Si tienes más de un hijo es importante que logres repartir tu tiempo eficientemente para que cada hijo se sienta especial. Proponte realizar una actividad en concreto e individualmente con cada uno, eso los hace sentir importantes y valorados. Además, así también aprenden a respetar el espacio de cada quien.

Evita las comparaciones:

Cada hijo es diferente, por ello los hermanos tienen distintas fortalezas y debilidades. Tu labor es apoyarlos y lograr que encuentren cómo complementarse. Evita hacer comparaciones entre ellos para que sepan que cada persona tiene un carácter y unas habilidades propias que los hacen únicos e irrepetibles. Esto también les ayudará a entender que cada esfuerzo personal vale y debe aplaudirse.

Actúa como mediador, no como juez:

Por mucho que se quieran los hermanos es normal que existan peleas entre ellos, es parte del desarrollo cognitivo infantil. En estos casos, lo ideal es que puedan resolver sus asuntos solos, tú estás para mediar y ayudar, no para juzgar.

Organiza actividades en las que todos participen:

Compartir actividades estimula el espíritu colaborativo entre hermanos. Pueden ser tareas del hogar, juegos en familia, pequeños paseos, cualquier momento es ideal para propiciar un ambiente de compañerismo y apoyo. Así aprenderán que son parte de un mismo equipo y que las cosas salen mejor cuando todos participan y se complementan.

Permíteles tener su propio espacio:

Es ideal que los hermanos puedan disponer de un tiempo a solas, sin tu supervisión. De esa manera lograrán crear vivencias especiales entre ellos que se convertirán en esos recuerdos que los conectarán para siempre. Se volverán cómplices, se cuidarán los unos a los otros, resolverán sus conflictos, aprenderán juntos y esa experiencia se convertirá en un gran lazo entre ellos.

Recuerda que es importante que tus hijos sientan que prestas atención a lo que les preocupa, interesa o emociona. Una escucha activa para entender lo que necesitan, para identificar cuando alguno de ellos no se siente bien con el otro o cuando piensa que uno de sus hermanos no ha sido justo, esto te permitirá ayudarles a que estas situaciones no pasen a mayores y a estimular el vínculo entre ellos que les asegurará una amistad que durará para siempre.

 

CARGANDO...