Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, intereses y nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies.Términos y condiciones

Aceptar

Haz eliminado tu cuenta con éxito, recuerda que puedes volver a registrarte en cualqueir momento.

X

Los productos agrícolas o agroindustriales que se producen siguiendo un conjunto de procedimientos en beneficio no sólo del consumidor sino del medio en que se originan, se denominan alimentos orgánicos; y se han hecho tan famosos, que hoy en día tienen un amplio grupo de seguidores, quienes reconocen el cambio positivo que representan para su alimentación.

El término “orgánico” se les otorga porque esas carnes, verduras o frutas, en ninguna etapa de su producción, tienen contacto con químicos, fertilizantes, herbicidas o pesticidas; ni ellos ni el suelo en que se cultivan. Estos productos, las empresas y agricultores que están detrás de ellos son previamente certificados, para garantizar su limpieza y seguridad.

Cuando se trata de agricultura orgánica, se busca es reducir el impacto sobre el ambiente y aumentar la sostenibilidad. Y si se habla de producto animal orgánico se garantiza la salud de este y de su hábitat; el animal no recibe producto químico u hormonas para su crecimiento.

Qué son los alimentos orgánicos

¿Cómo se cultivan los alimentos orgánicos?

El término orgánico que se usa para definir este tipo de alimentos tiene que ver en la forma como se cultivan o producen. Y aunque las leyes varían de país a país, todos coinciden en lo saludables que deben ser para el consumidor y el medio que los rodea. Si aún no tienes claras las diferencias entre un producto orgánico y uno convencional, aquí te lo explicamos:

  • Los productos agrícolas orgánicos: son cultivados con fertilizantes naturales, abono o estiércol; las malas hierbas se controlan usando el deshierbe manual, el arado o el acochado; y las plagas se controlan con apoyo de pesticidas naturales, aves, insectos o trampas.
  • Los productos agrícolas convencionales: son cultivados con químicos; las malas hierbas se controlan con herbicidas químicos; y las plagas se controlan con pesticidas sintéticos.    
  • El producto animal orgánico: el ganado y demás animales reciben alimentos orgánicos, sin hormonas; las enfermedades se evitan empleando métodos naturales como hábitat limpio, dieta sana y pastoreo racional; y el mismo tiene acceso pleno al aire libre.
  • El producto animal convencional: los animales reciben hormonas de crecimiento; sus enfermedades se controlan con medicamentos y no siempre tienen acceso al aire libre.
  • El aroma, el color y el sabor de los alimentos es más intenso.
  • Al no contener conservadores, los alimentos orgánicos siempre estarán frescos.   
  • Esta práctica de agricultura orgánica cuida el medio ambiente; reduce la contaminación; la erosión del suelo; conservan el agua y es más saludable no solo para las aves y animales sino para todo ser vivo cercano.

Este tipo de condiciones en las que se cultivan y procesan los alimentos orgánicos es lo que marca la diferencia. Pero ¿qué beneficios tiene en realidad asumir este tipo de alimentación?

El salmón, un alimento orgánico

Beneficios de los alimentos orgánicos

Los beneficios que tiene consumir alimentos orgánicos van desde tu paladar hasta tu medio ambiente. Conoce algunos de ellos.

Estos productos orgánicos suelen conseguirse en mercados o tiendas dedicadas a la venta de este tipo de alimentos. En la mayoría de los casos vienen con su sello o descripción. Así que, si quieres cambiar la gastronomía de tu casa, puedes iniciar ahora.

CARGANDO...