Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, intereses y nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies.Términos y condiciones

Aceptar

Haz eliminado tu cuenta con éxito, recuerda que puedes volver a registrarte en cualqueir momento.

X

El cine ha experimentado una enorme evolución desde sus inicios a la actualidad, tanto en aspectos de forma, como en las técnicas de fotografía y edición empleadas. 

Hay clásicos del cine que pertenecen a épocas en que el cine aún no tenía sonido y se hacía en blanco y negro. 

Estamos hablando de películas elaboradas durante un pasado mítico, donde el cine era el arte masivo por excelencia y el público hacía largas filas soportando las inclemencias del tiempo, con tal de disfrutar de un entretenido rodaje sobre una pantalla oscura. 

Testimonio de épocas doradas que sólo fueron posibles gracias al esfuerzo incalculable de algunos de los mayores talentos creativos que dio el siglo XX. 

Tenemos muchísimo que aprender de los clásicos del cine, y quizá el detalle más importante que podemos resaltar, es lo apasionante que fueron estas producciones cinematográficas, ya que por algo hicieron historia. Sin embargo, también existen películas más actuales que fueron pensadas en blanco y negro para plasmar de mejor manera la intención del director. 

Son el ejemplo de cineastas que decidieron apostar por la escala de grises, demostrando a través de ello que la vieja escuela sigue viva en plena era de multisalas y proyección digital. 

Estos son algunos de esos clásicos del cine en blanco y negro que todo amante del séptimo arte debe de darse la oportunidad de ver:

  1. Casablanca (1942)

    Corresponde a uno de los films más destacados del cine en blanco y negro de toda la historia…, un verdadero clásico en el amplio sentido de la palabra. “Casablanca” se basó originalmente en un musical llamado Everybody Comes to Rick’s, el cual nunca llegó a representarse.  Esta representativa cinta de intriga, contó con las soberbias actuaciones en roles protagónicos de Humphrey Bogart e Ingrid Bergman y constituyó un trampolín en la carrera de Bogart, quien demostró su valía como actor dramático. Esta cinta de Michael Curtiz ha pasado a la historia como una de las películas más icónicas de su época, entre muchas cosas por contar con uno de los mejores repartos de aquel momento. 

  2. Ciudadano Kane (1941)

    Considerada una obra maestra del cine, fue dirigida, escrita, producida y protagonizada por Orson Welles.  Esta cinta narra las desventuras de un excéntrico magnate de los medios de comunicación, condenado a la soledad y al aislamiento, después de una vida llena de ambiciones desmedidas y comportamientos autocráticos. Aunque en su momento “Ciudadano Kane” fue un fracaso en taquilla, acabó convirtiéndose en una cinta de culto muy valorada por la crítica.

  3. La lista de Schindler (1993)

    Película dramática e histórica estadounidense, basada en la novela “El arca de Schindler” del escritor australiano Thomas Keneally.  Dirigida y coproducida por Steven Spielberg, y con Steven Zaillian como guionista, el filme relata un período de la vida de Oskar Schindler, en el que salvó de morir en el Holocausto a más de mil judíos polacos durante la Segunda Guerra, empleándolos en sus fábricas.  Liam Neeson encarna al empresario germano Oskar Schindler.

  4. The Artist (2011)

    El director Michel Hazanavicius, sorprendió en 2011 con esta cinta en la que se describe el tránsito del cine mudo al sonoro.  Esta historia trata la relación entre una estrella del cine mudo en decadencia y una joven actriz en ciernes del cine sonoro en pleno auge. La cinta narra el difícil cambio que tuvieron que sobrellevar una generación de artistas y cineastas. The Artist fue una cinta que encandiló al público y a los críticos, tanto por su cinematografía como por su banda sonora. 

  5. El Pianista (2002)

    Película del año 2002 dirigida por Roman Polanski y con Adrien Brody como actor principal, ambientada en el contexto de la invasión nazi a Polonia en 1939.  La película es una adaptación de las memorias del músico polaco de origen judío Władysław Szpilman. El mismo año de su estreno, recibió la Palma de Oro en el Festival Internacional de Cannes. Fue ganadora del Oscar al mejor director, al mejor actor principal y al mejor guión adaptado, de un total de 7 nominaciones.

  6. Nosferatu (1922)

    Un clásico del cine de terror de todos los tiempos.  Friedrich Wilhelm Murnau dirigió esta adaptación libre del Drácula de Bram Stoker, presentando una versión bastante deforme y monstruosa del vampiro original, con el fin de evitarse problemas de derechos con Stoker y sus herederos.

  7. Eva al desnudo (1950)

    Bette Davis y Anne Baxter protagonizan uno de los duelos más memorables en la historia del celuloide.  Eso convierte a “Eva al desnudo” es una película mítica del cine en blanco y negro. La historia habla de cómo una joven aspirante a actriz logra quitarle la fama a una consumada estrella veterana, despojándola de todos sus privilegios. Catorce candidaturas al Oscar avalan su posición dentro de las 100 mejores películas de la historia según American Film Institute. 

  8. El hombre que nunca estuvo allí (2001)

    Una película de los hermanos Coen, menos conocida respecto a otros títulos suyos.  “El hombre que nunca estuvo allí” es una comedia negra protagonizada por Billy Bob Thornton, sobre las insatisfacciones de un barbero de pueblo al cual se le presenta una oportunidad de oro que desperdicia, optando por caminos bastante sórdidos y sombríos.

  9. Sin City (2005)

    Una de las mejores películas en blanco y negro del cine moderno. “Sin City” de Robert Rodríguez y Frank Miller, es una adaptación de 4 relatos del cómic original: “Ese bastardo amarillo”, “La gran masacre”, “El duro adiós” y “El cliente siempre tiene la razón”. La cinta constituye una de las mejores expresiones del neo-noir moderno.

  10. El Gran Dictador (1940)

    Una de las grandes obras maestras de Charles Chaplin, junto a “Candilejas” o “Tiempos Modernos”.  Chaplin realiza una sátira de la figura de Adolf Hitler, estableciendo un parangón entre éste y un humilde barbero judío de los suburbios de la capital de Tomaina (una ficticia Alemania). 

CARGANDO...