Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, intereses y nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies.Términos y condiciones

Aceptar

Haz eliminado tu cuenta con éxito, recuerda que puedes volver a registrarte en cualqueir momento.

X
Descubre las muchas formas que presenta el vino. Conoce las características más importantes de los muy diversos tipos de vinos que existen en el mercado.

El vino es una bebida fundamental e histórica para entender la vida. Gracias a su popularidad como aliado de la gastronomía o acompañando reuniones, el vino ha trascendido en la historia de las civilizaciones. De hecho, podríamos considerar que el vino es un lenguaje más en la vida. En ese sentido, los muchos tipos de uva serían las palabras de ese lenguaje. En este artículo te mostraremos otros los vinos. Prepara tu paladar.

Las cinco categorías principales del vino

En primer lugar, es importante definir cómo vamos a clasificar al vino. La catalogación más importante se realiza según la uva utilizada. Aquí podríamos incluir al tinto, el blanco, el rosado, los generosos y los espumosos. Vamos con los menos conocidos.

Los espumosos son aquellos que tienen burbujas, que son bióxido de carbono. El más conocido es el Champagne, originario de la región homónima de Francia. Sin embargo, este tipo de vino también se produce en otros lugares del mundo. En España, por ejemplo, se le llama cava. Dentro de este tipo de vino, también existe una variación. Los hay desde los dulces o semi-secos hasta el llamado brut o natural, totalmente secos y de un sabor fuerte.

Los vinos generosos están caracterizados porque se les agrega alcohol durante la fermentación o después. Son bebidas con un 14% más de alcohol que el resto de sus compañeros. También los hay secos, como el Jerez fino o la Manzanilla. Este tipo de vino se suele utilizar para acompañar comidas

Pero existen otros vinos generosos, con azúcar. Son los denominados generosos dulces, como el vino de Oporto. Este vino también se utiliza para el maridaje de comidas. Sin embargo, es más común encontrarlo acompañando postres. Incluso, pueden ser utilizados para la elaboración de postres.

El vino rosado da nombre a aquellos que siguen el proceso del vino tinto, aunque se interrumpe en el contacto del jugo de la uva con los hollejos. En ese momento, el líquido procedente de las uvas rojas con las que se realiza, se extrae del proceso de elaboración. Además, es importante tener en cuenta que el vino rosado se debe tomar frío. La causa hay que buscarla en el tanino, un potente astringente, y cuya mejor presentación es en frío. En cuanto al contenido de alcohol del vino rosado, la oscilación varía entre el 8,5% y el 14%.

En definitiva, los espumosos, generosos y rosados son tipos de vino que han vivido ocultos por la sombra del tinto y el blanco. ¿Qué esperas para descubrirlos y disfrutarlos?


CARGANDO...