Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, intereses y nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies.Términos y condiciones

Aceptar

Haz eliminado tu cuenta con éxito, recuerda que puedes volver a registrarte en cualqueir momento.

X
Datos, tips y herramientas que te serán de mucha ayuda si decidiste volver a estudiar después de ser mamá.

Muchas mujeres pensamos en volver a estudiar después de haber tenido hijos. Si estás en ese proceso, probablemente estés repasando por enésima vez la lista de dudas sobre si es o no la mejor decisión y cómo podrías organizarte para hacerlo. Tranquila, no estás sola y acabas de llegar al lugar indicado. En este artículo resumiremos la respuesta a las principales dudas que muchas hemos tenido sobre volver a la escuela.

Probablemente las preguntas que te haces más frecuentemente son: ¿aún tendré la capacidad para lograrlo?, ¿me dará tiempo? y ¿cómo va a afectar esto al desarrollo de mis hijos?

¿Por qué estudiar después de ser mamá?

Primero que nada, si ya tuviste la dicha de ser madre, tienes una ventaja. Según una investigación hecha en la Universidad Autónoma de Barcelona, durante el embarazo el cerebro cambia. Esto ayuda, entre otras cosas, a procesar información de forma más eficiente. Capacidades indispensables para estudiar, como por ejemplo la concentración, se ven favorecidas.

Tips para aprovechar el tiempo al máximo:

Además, la necesidad de organizarte para volver a estudiar puede ser una herramienta para generar hábitos positivos en tus hijos. La mejor manera de transmitirles conductas sanas es con el ejemplo y la inclusión; puedes valerte de ello para aprovechar al máximo tu tiempo e incluso convivir. Por ejemplo, coordinar sus horarios, en la medida de lo posible, estableciendo horas para estudiar juntos en casa.

Otra forma muy práctica de organizarte bien es valerte de herramientas como agendas, listas de tareas y cronogramas. Aunque es aconsejable que no te impongas nunca más de 7 tareas en un día. El número puede variar según tus necesidades pero, 5 no alcanzan y 10 son demasiadas. Además, puedes subdividir cada una en pequeñas acciones muy concretas. Eso te ayudará a ordenar mejor tu tiempo y, sobre todo, a enfrentarte a las tareas que te cuesten más.

Estudiar sin descuidar ningún otro aspecto:

Ahora bien, ¿qué va a pasar con las labores domésticas? Dividir las responsabilidades del hogar entre todos los miembros de la familia es la mejor táctica. Además, asignar tareas acordes a sus posibilidades, ayuda a generar sentido de pertenencia y responsabilidad en tus hijos.

Por último, pero no menos importante, nos gustaría darte un consejo que es fundamental para que todo funcione. Nunca descuides tu salud. Para poder cumplir con los demás, es indispensable que estés bien. Por ello, es importante que tengas bien claro que tu esfuerzo y dedicación también deben enfocarse hacia tu propio bienestar.

Recuerda que uno de los mejores regalos que puedes hacerle a tus hijos es enseñarles a vivir en plenitud.

CARGANDO...