Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, intereses y nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies.Términos y condiciones

Aceptar

Haz eliminado tu cuenta con éxito, recuerda que puedes volver a registrarte en cualqueir momento.

X

Las semillas de linaza se obtienen de la planta del lino y su cultivo inició en Oriente hace unos diez mil años. Su consumo trae grandes beneficios para la salud y la piel. Sigue leyendo para conocer más.

Las semillas de linaza tienen múltiples beneficios para la salud. Se obtienen de la planta del lino y pueden conseguirse en diversas presentaciones: aceite, semillas enteras o molidas, entre otras. Es un alimento con alto porcentaje de fibra vegetal y ácidos grasos. Posee además un gran contenido de antioxidantes que elevan los niveles de protección del organismo.  

Semillas de linaza: un alimento tradicional

Su cultivo se inició en Oriente hace unos diez mil años y desde hace aproximadamente cinco mil, se tienen referencias históricas sobre su uso.

Es más fácil consumirlas cuando sus semillas están molidas, aunque en sus otras presentaciones las propriedades de la linaza también son funcionales para el organismo, facilitando de este modo su viaje por el sistema digestivo y garantizando que los nutrientes sean procesados. 

Beneficios en el consumo de la linaza

Algunas razones esenciales para ingerirlas son las siguientes:

1- Linaza como fuente de vitaminas y Omega 3.

Son gran fuente de vitaminas C, E y principalmente todas las del grupo B. Estas vitaminas son ricas en antioxidantes ideales para combatir los radicales libres. También contienen ácidos grasos Omega 3 y 6, que favorecen la reducción del colesterol malo. Son ricas en magnesio y fósforo. Su contenido de ácido alfa-linolénico es de un 57%, lo que quiere decir que quince semillas aportan el 135% del Omega 3 que necesita el organismo. 

Reducen el tiempo del tránsito intestinal y alivia el estreñimiento

2- Reducen el tiempo del tránsito intestinal y alivia el estreñimiento. 

La linaza entera y molida contiene toda la fibra de los granos enteros. Las semillas de linaza para el estreñimiento son altas en fibra soluble e insoluble, lo que ayuda a la desintoxicación del colon. Permite al sistema digestivo mantenerse en buen estado. Cumple una función laxante y lo mantiene limpio.

Se recomienda que, al igual que otros alimentos ricos en fibra, sean consumidos con abundante agua.

También evitan la aparición de apéndices a través de los ductos intestinales. Según el consejo de los nutricionistas, con tan solo una cucharada al día podremos evitar el estreñimiento.

El consumo diario de la linaza se recomienda para el mejoramiento de la piel

3- Absorben el colesterol y reducen el azúcar en la sangre.

Las semillas de linaza ayudan a reducir los niveles de azúcar en la sangre. Limpian el torrente sanguíneo y facilitan la expulsión de la grasa acumulada. La fibra soluble que posee esta semilla absorbe la grasa alojada en el intestino. Las personas que padecen de diabetes presentan altos contenidos de grasa saturada y poca presencia de ácido alfa-linolénico. Al consumirla podrán mejorar su condición y lograr un equilibrio.  

Absorben el colesterol y reducen el azúcar en la sangre

4- Favorecen la circulación sanguínea y es antiinflamatoria.

Evita la formación de males circulatorios, entre los que podrían encontrarse los coágulos y las arritmias. Su consumo reduce las inflamaciones del cuerpo debido a su alto contenido en Omega 3.  

Linaza para suavizar la piel y promover el crecimiento del cabello

5- Linaza para suavizar la piel y promover el crecimiento del cabello.

Las grasas saludables que poseen las semillas de linaza, así como la vitamina B, ayudan a reducir la sequedad del cabello. Además, mejora el aspecto del acné y otros problemas de la piel como la psoriasis y el eczema. La piel se beneficia ante su consumo, pues esta semilla retrasa el envejecimiento prematuro. De igual modo, nutre la piel y elimina toda clase de impurezas. 

Consumir de dos a tres cucharadas de sus semillas al día puede ser suficiente para comenzar a ver cambios en la apariencia de la piel. 

Finalmente, la linaza también nos protege contra el cáncer. Sus componentes evitan la aparición y el desarrollo de tumores cancerígenos. Además, nos hace sentir mucho más vitales, pues nos permite tener energía. Recuerda que los consejos de un nutricionista son importantes para consumirla del modo apropiado.

CARGANDO...