Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, intereses y nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies.Términos y condiciones

Aceptar

Haz eliminado tu cuenta con éxito, recuerda que puedes volver a registrarte en cualqueir momento.

X

La clave para un estilo de vida saludable consiste en mantener un balance entre los buenos hábitos en nuestra alimentación, la actividad física y el manejo de nuestras emociones

Para lograrlo, empieza a leer y a poner en práctica en tu trabajo, en el hogar, con tus compañeros y/o familia. Uno a uno estos 10 hábitos, dados por una nutricionista para empezar a cuidar tu salud.

  1. Crea un ambiente saludable en tu hogar:
    Cuando vayas a ir al supermercado, escribe una lista con los alimentos que necesitas. La nutricionista sugiere incluir frutas, verduras, cereales integrales y buenas fuentes de proteína como lácteos, huevos y pescado; también aceite de oliva, frutos secos y semillas que te aportan grasas saludables a tus comidas

    Tips:

    • Compra lo justo, no compres lo que no necesitas.
    • Ten siempre a la mano, en la nevera y la alacena opciones variadas y sanas como frutas, verduras, lácteos bajos en grasa en vez de paquetes de procesados y embutidos.
    • Sirve los platos en la cocina y llévalos a la mesa, así evitas tener la comida extra disponible sobre la mesa y comer de más.
  2. Varía tus verduras y frutas cada día:
    Elige entre las diferentes frutas y verduras que nos ofrece la naturaleza, con su variedad en, colores, aromas, texturas y sabores. La nutricionista las divide así:

    • La acelga o espinaca te aportan magnesio que contribuye al buen funcionamiento del intestino, músculos y sistema inmune.
    • El aguacate te aporta grasas saludables para regular el colesterol y proteger el corazón.
    • Zanahoria que te dan vitamina A para cuidar la visión.
    • Banano que te da potasio para el funcionamiento de los músculos.
    • Fresas que te dan vitamina C para fortalecer el sistema inmune.
  3. Déjate llevar por la imaginación cuando de cocinar se trata:
    Ponle creatividad a tus platos, prueba creando recetas de comida saludable incorporando alimentos nuevos y frescos en tus preparaciones, que aporten sabor, color y textura. De acuerdo a la nutricionista, estimulas tus sentidos, obtienes platos más saludables y sales de la rutina.

    • Consume tus verduras frescas, al vapor o salteadas.
    • Elige frutas frescas para acompañar tus comidas.
    • Prepara al horno, cocido o a la plancha el pescado, pollo o la carne que va en tus comidas.
    • Aprovecha las especias aromáticas como orégano, albahaca, jengibre, pimienta, comino para resaltar los colores, olores y sabores en tus preparaciones en vez de usar en exceso sal para condimentar.
  4. Aumenta el consumo de fibra en tu día a día:
    Elige productos ricos en fibra, como:

    • Legumbres
    • Cereales integrales; arroz, quínoa, hojuelas de avena
    • Frutas y verduras
    • Semillas de chía, ajonjolí, linaza
    • Frutos secos; almendras, nueces, pistachos
  5. Incluir productos con fibra dentro de tus recetas de comida casera no solo te ayudan a darle energía a tu cuerpo si no también:

    • Para cuidar tu digestión
    • Ayudar a regular el azúcar y colesterol en la sangre
    • Mantenerte satisfecho más tiempo y evitar picar o comer de más

  6. Incluye proteína todos los días:
    Elige alimentos ricos en proteína, siendo el huevo el de la más completa y la No 1. Este es un ingrediente esencial para construir tus músculos y ayudar al cuerpo a recuperarse cuando sufrimos una lesión o enfermedad.

    • El pescado, pollo, pavo y carnes magras; proteínas de origen animal que debes incorporar en el almuerzo o cena.
    • Legumbres como frijoles, garbanzos, lentejas; proteínas de origen vegetal que puedes intercalar con las proteínas de origen animal.
    • Los productos lácteos; como la leche, el queso y/o yogurt son una perfecta opción para un refrigerio o para el desayuno.

  7. via GIPHY

  8. Intercambia las grasas de tus comidas:
    Elige alimentos ricos en grasas saludables que se conocen como grasas insaturadas.

    • Frutos secos; nueces, almendras y pistachos.
    • Aceite de oliva
    • Aguacate
    • Semillas de ajonjolí, chía, linaza y calabaza
  9. Reduce el consumo de productos con grasas saturadas y grasas trans: fritos y comida de paquete o “mecato” dulce y salado. Con el fin de cuidar la salud de tu corazón.

  10. Incluye lácteos en tu alimentación:
    Los productos lácteos como la leche, el yogurt, los quesos es la manera de obtener calcio, vitamina D, entre otros nutrientes esenciales. Descubre más razones de por qué los lácteos son un alimento clave en una alimentación saludable.
  11. El agua tu nuevo mejor amigo:
    Para mantenerte hidratado el agua es el mejor aliado.
    El consumo constante de agua trae consigo múltiples beneficios para tu cuerpo y mente. Te en cuenta que la hidratación ya en bebidas calientes, agua potable, jugos o batidos te darán energía y vitalidad.

    • Alivia la fatiga
    • Ayuda en la digestión y estreñimiento
    • Combate el dolor de cabeza y migraña
    • Mejora el estado de ánimo
    • Te ayuda con la Pérdida de peso
  12. A la hora del postre:
    Aprovecha del dulce natural que te brindan las frutas. Una ensalada fresca, un parfait con yogurt o una manzana horneada con canela si quieres algo caliente. Son opciones sanas y ricas que te llenarán de calorías nutritivas en vez de calorías vacías. También puedes hacer postres caseros con productos finesse o light que si los consumes con moderación te llenarán de energía y felicidad.
  13. Más tiempo de ejercicio físico y menos tiempo en el sofá:
    Cada actividad, ejercicio en casa y momento del día cuentan. Sube las escaleras en vez de usar el ascensor en tu casa u oficina, bájate del bus o deja el carro unas cuadras antes y camina. Combina diferentes rutinas de ejercicio y actividades en la semana como caminar, bailar, montar bicicleta. Diviértete.

CARGANDO...