Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, intereses y nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies.Términos y condiciones

Aceptar

Haz eliminado tu cuenta con éxito, recuerda que puedes volver a registrarte en cualqueir momento.

X

La familia es de las cosas más bellas que podemos formar los seres humanos. Y si a esto le sumamos la fortuna de tener hijos que hagan todo más entrañable, qué maravilla. Son el núcleo donde nos desenvolvemos todos los días y nos acompañamos en el descubrimiento de nuevas experiencias.

Cuando llega el momento en que tus hijos deciden formar su propia familia y convertirse en padres, sientes una gran alegría, pues te permitirá experimentar un amor completamente nuevo por los nietos.

Pero cuidado, por más experiencia que creas tener, deberás dejar que tu hijo descifre por sí mismo varias cosas. Así que, si quieres establecer una excelente relación en esta nueva aventura familiar, ten siempre en cuenta los siguientes puntos:  

Antes de opinar, escucha las razones de tus hijos.

Acompañar a los nietos en el descubrimiento de nuevas experiencias

Es muy común que los abuelos quieran trasmitir su experiencia hacia los nuevos padres.  Sin embargo, con el tiempo muchas cosas van cambiando, y lo que se hacía hace algunos años puede que ya no sea considerado adecuado. Si notas que hacen alguna actividad que para ti es incorrecta, no dudes en preguntar por qué lo hicieron. De esa forma, seguramente te explicarán sus motivos y evitarás discusiones. Recuerda no juzgar, ni malinterpretar sus acciones, las épocas cambian y así como ellos aprendieron a ser hijos ahora con cada paso aprenden a ser padres y ustedes a ser abuelos.

No consientas demasiado a los nietos.

Los abuelos pueden tener como ventaja, en algunos casos, el no sentir la presión de crear pequeños con valores y disciplina, por lo que pueden dedicarse a dar amor a montón. No obstante, eso no significa que los dejarás hacer lo que quieran o les darás cuantos dulces deseen. Deberás seguir las reglas establecidas en su casa, seguir las recomendaciones de sus padres y no dejar que todo salga de control.

Nunca te saltes la autoridad de tu hijo o hija.

Nunca saltes la autoridad de tu hijo o hija.

Una falla común de los abuelos es que cuando ven a sus nietos regañados corren a calmarlos. Incluso si se les prohíbe comer algo se lo dan para que ya no lloren. Esto deja un mensaje de confusión en los niños. Si han recibido un escarmiento o una indicación, es porque sus papás consideran que eso es lo mejor para ellos. Si los abuelos llegan a contrariar esto, no se permitirá que la autoridad de los progenitores sea firme y clara.

Cada familia es distinta, por lo que no hay fórmulas que nos digan cómo actuar con los hijos que ahora son padres para que la armonía reine día y noche. Pero estamos seguros que cuando hay respeto y amor se desarrolla la convivencia de la mejor manera

CARGANDO...