Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, intereses y nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies.Términos y condiciones

Aceptar

Haz eliminado tu cuenta con éxito, recuerda que puedes volver a registrarte en cualqueir momento.

X
Ha llegado la navidad. Durante esta temporada, el espíritu navideño se apodera de oficinas y casas. La novena es uno de sus festejos centrales. Conoce de dónde proviene esta hermosa tradición.

La Navidad es una temporada hermosa. Sin duda, está llena de alegría, compartir con la familia y amigos. Es así que, desde hace algunos años, se ha instaurado una tradición, como lo es la novena de Navidad. Esta ha sido transmitida de generación en generación y se ha extendido a países como México y Venezuela.

Si nos remontamos atrás en el tiempo, la primera novena navideña fue realizada por Gabriella Marolles delle Lame, Marquesa de Caluso, viuda muy devota y quien frecuentaba la iglesia vicenciana. Otras fuentes afirman que Carlo Antonio Vacchetta, junto con sus hermanos Giovanni Amosso y Sebastiano Valfre, compusieron las novenas.

La primera aparición registrada tuvo lugar en 1720 en Turín. La Marquesa fue una gran promotora de la novena, la cual financiaba incluso después de su muerte. Desde entonces, ésta se ha desarrollado, primero a través de los vicentinos e hijas de la Caridad. Más tarde, a través de los Salesianos de Don Bosco.

Su llegada a Colombia, según cuenta la historia, se centra en la década de 1700. El Fray ecuatoriano Fernando de Jesús Larrea, la envió a una de sus seguidoras, Doña Clemencia Gertrudis de Jesús. Años después, la Madre María Ignacia modificó algunas de sus partes y le agregó algunos gozos.  Estas incorporaciones son los versos que se cantan al final de las oraciones diarias y específicas de la novena.

Las familias cantaban juntas usando guitarras y otros instrumentos. Hasta sonajeros caseros y la parte superior de las ollas. La belleza única y la inspiración trascendental de esta usanza son sus cimientos enraizados en la familia colombiana tradicional. Todos se reúnen para alabar y esperar con alegría al Niño Divino. Las familias y amigos colombianos se unen en esta conexión hermosa, única y generacional. Para la Colombia colonial, la Navidad es, claramente, un evento conmovedor y central.

La novena es realizada desde el 16 de diciembre, y tal como se comentó, Latinoamérica la ha adoptado como suya. Esta práctica antiquísima, recuerda los meses previos al nacimiento de Jesús y finaliza con su llegada a Belén. Los asistentes se reúnen alrededor del pesebre para hacer su respectiva costumbre. Asimismo, se entonan algunos aguinaldos y villancicos. Siempre en las casas, encontrarás, guitarras, maracas o cualquier implemento que genere melodía.

Por lo general, después de que termina la novena, se comen algunas delicias como:

  • Buñuelos.
  • Empanadas.
  • Galletas navideñas.
  • Salchichas apanadas.
  • Postre a base de natillas hecho con panela y canela o arequipe.
  • Hojaldres.

Es un momento lleno de alegría y esperanza. Durante esa temporada, encontrarás este festejo que te llenará de días más bonitos. Ya conocido su origen, conmemora este hermoso momento y aprovecha de compartir con tus más cercanos afectos. ¡Estamos en Navidad.  


CARGANDO...