Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, intereses y nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies.Términos y condiciones

Aceptar

Haz eliminado tu cuenta con éxito, recuerda que puedes volver a registrarte en cualqueir momento.

X

Para muchos los hostales son para mochileros y gente joven, hoy te contamos las ventajas de disfrutar tu viaje alojándote en un hostal con la comodidad que estás buscando por eso continúa leyendo.


Alojarse en un hostal ya no es una experiencia reservada para los viajeros universitarios. Este estereotipo ha quedado en el pasado, y cada vez más viajeros eligen los hostales por comodidad, ambiente y precio.

Hostales familiares

Ventajas de dormir en un hostal cuando viajas

Un ejemplo de ello es Janice Waugh (54 años), bloguera de viajes y partidaria de alojarse en los hostales. “Nunca he estado en un hostal donde no conocí al menos a un viajero solo. Casi siempre encuentro a alguien en mi grupo de edad. Pero mucho más emocionante que eso, me encuentro con gente joven. Me encanta hablar con ellos y parece que a muchos les gusta hablar conmigo. Me han dicho que presento una forma diferente de vivir como adulto de lo que normalmente ven”, señala.

  • Precio:

    Sus bajos precios según el lugar a donde vayas, es uno de los secretos mejor guardados para conocer aquellos lugares que siempre has querido pero que tu presupuesto no se podía acomodar.
  • Nuevos amigos:

    Quedarte en un hostal te da la posibilidad de conocer a otros viajeros, con quienes incluso puedes aventurarte a practicar nuevos deportes, compartir ese pequeño tiempo libre para conocerlos y porque no hacer amigos.
  • Aprenderás nuevos idiomas:

    Como es un lugar que buscan muchas personas del mundo, podrás encontrarte a viajeros de otros países y si hacen buena convivencia aprenderás palabras nuevas o reforzar ese idioma que estabas practicando en casa.
  • Descubrir nuevos caminos:

    Al interactuar con otros viajeros podrás pedirles recomendaciones de sitios a visitar.
  • Habitación privada

    Si no deseas alojarte en una habitación compartida, muchos hostales cuentan con la opción de dormir en habitaciones privadas. Así, tendrás más privacidad, como en los hoteles tradicionales, pero a menor precio.
  • Ubicación estratégica

    Los hostales están ubicados en zonas con importantes vías de acceso, lo que te permitirá desplazarte a los sitios turísticos principales fácilmente.
  • Comida balanceada

    Cuentan con una cocina compartida, donde podrás preparar tus alimentos. Es la oportunidad apropiada para alimentarte saludablemente durante tu viaje y, por qué no, encontrar un nuevo pasatiempo.

Hostal de paso

También es importante tener en cuenta estos consejos para que tu experiencia se convierta en esas cosas únicas del viaje y poder recomendar a otros.

Consejos para dormir en un hostal

  • Lee los comentarios:

    Existen numerosos sitios en Internet para reservar habitaciones en un hostal. Antes de realizar la reserva, lee las reseñas para darte una buena idea de cómo es el hostal.
  • Busca hostales con servicios adicionales:

    La mayoría ofrecen la posibilidad de participar en recorridos a pie por la ciudad; o incluso practicar nuevos pasatiempos, como deportes de aventura y talleres de cocina o fotografía.
  • Empaca tu maleta inteligentemente:

    Si vas a dormir en un hostal, no olvides empacar tu propio champú y acondicionador, y una toalla. También es indispensable llevar un candado para el casillero; y si te vas a alojar en una habitación compartida, empaca tapones para los oídos y una máscara para los ojos.
  • Comida y bebida:

    Si tienes un presupuesto ajustado, el té, el café, el agua y la cocina son útiles. Algunos hostales ofrecen comida a buen precio y, en ocasiones, incluso tienen días de pizza o pasta gratis.

Dormir en un hostal es una experiencia única. Más allá de los costos, los hostales son el lugar ideal para conocer a otras personas, ver el mundo con otros ojos y auto descubrirse. Solo hay que mantener la mente abierta, un espíritu aventurero y tu propia taza de café. Es una elección de la que no te arrepentirás. 

CARGANDO...