Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, intereses y nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies.Términos y condiciones

Aceptar

Haz eliminado tu cuenta con éxito, recuerda que puedes volver a registrarte en cualqueir momento.

X

La chiva colombiana es protagonista en la historia del país, por lo menos en los últimos 90 años. Este es el nombre que reciben los pintorescos vehículos de carga que se mueven a lo largo y ancho de nuestra geografía.

Por lo general tienen el chasis de un camión mediano y en la parte posterior se adapta una gran carrocería de madera y hierro. Se disponen hileras en el interior, a manera de bancas, y no hay ventanas. Desde sus orígenes, se han caracterizado por llevar colores vivos e imágenes llamativas en su exterior. Uno de sus rasgos más característicos es que cada una tiene un nombre muy sonoro, dependiendo de las motivaciones de su propietario. 

La chiva colombiana nació en zonas rurales

A las chivas colombianas tambiés se les conoce como bus escalera

Aunque hay varias versiones sobre su origen, casi todas coinciden en que comenzaron a rodar en zonas rurales de Antioquia. En 1999, El Tiempo entrevistó a Pablo Álvarez, testigo directo del que pudo ser el primer viaje en chiva. Según Álvarez, en 1923 los hermanos Antonio y Manuel Montoya compraron un vehículo para transportar pasajeros entre Rionegro y El Carmen.

Se trataba de un Sud Baker al que le adaptaron una carrocería en madera. El primer recorrido fue todo un acontecimiento: en su llegada a El Carmen el carro fue recibido por la banda del pueblo y cientos de espectadores. Esta primera chiva se llamó Ayacucho (El Tiempo, 1999). 

¿De dónde viene el nombre de chiva en la tradición colombiana?

Las chivas le deben su nombre al sonido de su bocina o claxon

De acuerdo con el testimonio mencionado, las chivas le deben su nombre al sonido de su bocina o claxon; a los campesinos de la época les pareció que se escuchaba como el balido de una chiva. Y aunque ‘chiva’ es el nombre más popular, a estos vehículos también se les denomina carros de escalera. Desde aquella época disponen de una plataforma en el techo, a la que se accede por una escalera.

Pese a que han pasado más de 90 años desde ese primer viaje, las chivas aún tienen protagonismo en las tradiciones colombianas. Hoy en muchas zonas rurales son el transporte principal para llevar carga y pasajeros.

La supervivencia de las chivas se debe a que pueden transitar por terrenos irregulares. Además, su estructura las hace muy prácticas para acomodar rápidamente la carga. De otro lado, la ausencia de ventanas también es clave para las regiones cálidas.

La chiva colombiana es uno de los grandes íconos del país y se consideran patrimonio de la cultura colombiana. Por eso en las últimas décadas también le han servido al turismo y a la rumba en las principales ciudades del país. Ciudades como Cartagena, Medellín, Cali o Barranquilla ofrecen tours en chiva para propios y extranjeros.

CARGANDO...